Santiago 3:1-12 - La lengua

Ray Holmes  SAM1117  8/4/2019
  1. Hermanos míos, no os hagáis muchos maestros, sabiendo que recibiremos juicio más riguroso;
  2. porque todos ofendemos en muchas cosas. Si alguno no ofende en palabra, éste es hombre cabal, capaz también de frenar al cuerpo entero.
  3. He aquí, ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan y dirigimos también su cuerpo entero.
  4. Considerad también los barcos: Aunque son tan grandes y son llevados por impetuosos vientos, son dirigidos con un timón muy pequeño a dondequiera, según el antojo del que los conduce.
  5. Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. ¡Mirad cómo un fuego tan pequeño incendia un bosque tan grande!
  6. Y la lengua es un fuego; es un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y es la que contamina el cuerpo entero. Prende fuego al curso de nuestra vida, y es inflamada por el infierno.
  7. Pues fieras y aves, reptiles y criaturas marinas de toda clase pueden ser domadas, y han sido domadas por el ser humano.
  8. Pero ningún hombre puede domar su lengua; porque es un mal incontrolable, llena de veneno mortal.
  9. Con ella bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido creados a la semejanza de Dios.
  10. De la misma boca sale bendición y maldición. No puede ser, hermanos míos, que estas cosas sean así.
  11. ¿Será posible que de un manantial brote agua dulce y amarga por la misma abertura?
  12. Hermanos míos, ¿puede la higuera producir olivas, o la vid higos? Tampoco de una fuente de agua salada brota agua dulce.