Hebreos 9:15-28 - El Ultimo Testamento del Señor

Ray Holmes  SAM1083  10/28/2018
  1. Por esta razón, también es mediador del nuevo pacto, para que los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna, ya que intervino muerte para redimirlos de las transgresiones bajo el primer pacto.
  2. Porque donde hay un testamento, es necesario que se presente constancia de la muerte del testador.
  3. El testamento es confirmado con la muerte, puesto que no tiene vigencia mientras viva el testador.
  4. Por esto, ni aun el primer testamento fue inaugurado sin sangre.
  5. Porque habiendo declarado Moisés todos los mandamientos según la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos junto con agua, lana escarlata e hisopo, y roció al libro mismo y también a todo el pueblo,
  6. diciendo: Esta es la sangre del pacto, el cual Dios os ha ordenado.
  7. Y roció también con la sangre el tabernáculo y todos los utensilios del servicio;
  8. pues según la ley casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón.
  9. Era, pues, necesario purificar las figuras de las cosas celestiales con estos ritos; pero las mismas cosas celestiales, con sacrificios mejores que éstos.
  10. Porque Cristo no entró en un lugar santísimo hecho de manos, figura del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora delante de Dios a nuestro favor.
  11. Tampoco entró para ofrecerse muchas veces a sí mismo, como entra cada año el sumo sacerdote en el lugar santísimo con sangre ajena.
  12. De otra manera, le habría sido necesario padecer muchas veces desde la fundación del mundo. Pero ahora, él se ha presentado una vez para siempre en la consumación de los siglos, para quitar el pecado mediante el sacrificio de sí mismo.
  13. Entonces, tal como está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después el juicio,
  14. así también Cristo fue ofrecido una sola vez para quitar los pecados de muchos. La segunda vez, ya sin relación con el pecado, aparecerá para salvación a los que le esperan.